3 trucos para perder el miedo al dentista

Texto: Irina Kenigsberg

El consultorio del odontólogo es un lugar terrorífico para muchas personas, al que evitan ir a toda costa. Sin embargo, evitar las consultas podría ser muy negativo para la salud oral. Descubre estrategias para no perder el miedo al dentista y poder cuidar tu sonrisa.

La comunicación con tu dentista es clave para perder el miedo. – Foto: Science Photo Library/Getty Images

1. Comunícate con tu dentista

Hay varias formas de mantener las vías de comunicación abiertas. Cada una podría ayudarte a apaciguar la ansiedad:

– Cuéntale al dentista que sientes ansiedad o miedo, se sugiere desde Mouth Healthy (sitio perteneciente a la Asociación Dental Americana). Puedes compartir experiencias negativas que hayas tenido en el pasado y pedirle sugerencias para lidiar con tu ansiedad.

– No temas hacer preguntas, se recomienda desde el mismo sitio. Tener en claro en qué va a consistir el tratamiento podría aliviar el miedo a lo desconocido.

– Pónganse de acuerdo en una señal que puedas hacer para tomar un descanso, como por ejemplo, levantar la mano izquierda.

2. Usa técnicas de relajación

Pueden ser muy útiles para calmar la ansiedad. Checa algunas sugerencias:

– “Tu primera línea de defensa es controlar tu respiración”, explica el psicólogo Ken Mazey al sitio Refinery 29. Coloca tus manos sobre tu vientre y haz una pausa después de cada exhalación, sugiere el experto. Inclusive, puedes practicar antes de ir al dentista. Otra técnica es inhalar lentamente, contando, y exhalar contando hasta el mismo número, se explica en Mouth Healthy. Puedes implementarla mientras esperas a que te atiendan.

– Concéntrate en relajar los músculos de todo tu cuerpo de a poco. Comienza con la cabeza y ve bajando hasta llegar a tus pies. Por ejemplo, puedes centrar tu atención en liberar la tensión en tu rostro y luego tu cuello, se indica en el mismo sitio.

3. Procura distraerte

Quitar el foco de lo que está haciendo el dentista puede ayudarte a relajarte. Toma nota de algunas ideas:

– Los ruidos del consultorio del dentista pueden dar miedo. Si es tu caso, lleva auriculares y música. “Un álbum nuevo, no uno que hayas escuchado mucho, para que estés más interesado en él”, sugiere el dentista Peter Milgrom, en diálogo con el sitio WebMD.

– Lleva una pelota para el estrés, u otro objeto que puedas tener en tus manos para mantenerlas ocupadas, se indica en Mouth Healthy.

– Imagina que estás en tu “lugar feliz”. Sea una playa o un bonito jardín, visualízate allí con todos los detalles posibles.

Por último, si realmente sientes que no puedes ir al dentista, no pongas tu salud oral en riesgo. Prueba acudir a una consulta psicológica, sugiere el psicólogo Ronald Klenknecht a WebMD.

Ante cualquier duda y antes de realizar cambios en tu rutina, consulta a un dentista de confianza.

Y tú, ¿qué estrategias usas para sentir menos miedo al acudir al dentista?

Artículo proporcionado por Colgate-Palmolive. Copyright Colgate-Palmolive. Todos los derechos reservados.

También te puede interesar:
7 señales de que tienes que ir al dentista
¿De viaje? 6 tips para cuidar tus dientes