Aprende a elegir el cepillo de dientes ideal

Texto: Raúl Rodríguez Cota

Tu dentadura merece solo lo mejor. Por eso, a continuación te compartimos algunas buenísimas recomendaciones que te ayudarán a escoger el mejor cepillo de dientes, y así “pulir” tu aperlada sonrisa con mayor eficacia. ¡Sigue leyendo!

Tamaño y suavidad son algunos de los aspectos que deberías tener en cuenta al momento de escoger un cepillo. – Foto: Westend61/Getty Images

Tamaño

El tamaño de la cabeza de tu cepillo de dientes debería permitirte introducirlo fácilmente en todos los recovecos de tu dentadura. Para la mayoría de la gente, una cabeza de 1/2 pulgada de ancho (1.2cm) por 1 pulgada de alto (2.5cm) funcionaría de maravilla, de acuerdo con el portal médico WebMD.

Podrías encontrar disponibles en el mercado cepillos con cabezas más grandes. Pero, considera que estos serían más complicados de manejar al limpiar algunas partes de tu boca, como la parte de los lados de los molares. Además, es recomendable revisar que el cepillo tenga un asa lo suficientemente larga como para sostenerlo cómodamente en tu mano, según el portal anteriormente mencionado.

Suavidad

Otro buen consejo es escoger uno que tenga las cerdas -o filamentos- lo más flexibles posible. Y es que los cepillos con cerdas muy firmes o medianamente firmes serían capaces de dañar las encías y el esmalte, de acuerdo con el sitio Mouth Healthy, de la Asociación Dental Estadounidense (ADA, por sus siglas en inglés), donde también se compartió el siguiente dato.

Manual o eléctrico

Aunque podrías pensar que los cepillos eléctricos limpian mejor, la verdad es que con cualquiera de los dos tipos se podría lograr una higiene eficaz. Por eso, lo mejor es que escojas el que te sea más fácil de usar, ya que hay personas que se sienten más cómodas utilizando uno de baterías que el tradicional, o viceversa.

Cuidados

Para sacarle mayor provecho, una vez que hayas escogido tu cepillo ideal, podrías llevar a cabo los siguientes cuidados, recomendados por la Asociación Dental de Ontario:

-Después de cepillarte, enjuaga muy bien tu cepillo con agua, y déjalo secando al aire.

-Si pones tu cepillo al lado de otros, no dejes que las cabezas se toquen.

-No lo almacenes en recipientes cerrados.

-Reemplázalo cada tres o cuatro meses o cuando las cerdas ya luzcan gastadas o dobladas.

Seleccionar el mejor cepillo de dientes podría ayudarte a tener una mayor higiene, además de que tendrías más comodidad a la hora de sacarle brillo a tu sonrisa.

Te recomendamos acudir con un dentista profesional para discutir cualquier duda que tengas sobre el tema.

Y tú, ¿en qué te fijas cuando vas a comprar un cepillo?

@RaulRodCota

Artículo proporcionado por Colgate-Palmolive. Copyright Colgate-Palmolive. Todos los derechos reservados.

También te puede interesar:
Qué comer (y qué no) si tienes estos problemas bucales
Control de infecciones en el dentista: 4 cosas que debes checar en tu próxima visita