Cuatro enfermedades bucales que debes prevenir

Las visitas periódicas a tu dentista evitarán futuros malestares. / Instagram familydentalcentre

A pesar del agitado ritmo de vida que llevamos diariamente, no debemos olvidar que el origen de la mayoría de las enfermedades bucales deriva de una mala rutina de higiene oral. Conoce cuatro enfermedades bucales y cómo detectarlas a tiempo:

1. Placa bacteriana

Se trata de una capa pegajosa de bacterias, también conocida como biofilm, la cual a veces puedes sentir en tus encías y dientes al despertar por la mañana. Se forma constantemente en tus dientes cuando comes o tomas bebidas con azúcares o almidones  y las bacterias liberan ácidos que atacan tu esmalte dental, advierte el sitio médico WebMd.

Para evitarla, es conveniente que cepilles tus dientes, utilices hilo dental y enjuague bucal a diario y con la frecuencia recomendada, ya que si el uso es menor, la placa tomará un color amarillo pálido que puede endurecerse hasta convertirse en sarro y aumentar su grosor. En este caso, solo un dentista puede eliminarla con herramientas profesionales.

2. Gingivitis y periodontitis

Gingivitis es la etapa inicial de la enfermedad de las encías y es reversible; se distingue por el sangrado de las encías rojas e inflamadas cuando se cepillan o se usa hilo dental. Si la gingivitis no es tratada con una mejor higiene oral, puede progresar a su etapa más grave conocida como periodontitis, la cual ya no es reversible y ataca las encías, el hueso y el tejido que sostiene y mantiene en su lugar los dientes, según información de CANIPEC (Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos).
Con el tiempo, la periodontitis debilita los dientes y los afloja hasta el punto de ocasionar su caída y pérdida definitiva.

3. Sangrado de encías

Se trata de un signo de alerta, junto con la hinchazón y el enrojecimiento. No es normal y no es muestra de una boca saludable.
La enfermedad de las encías en su etapa temprana es reversible y con solo mejorar la rutina de higiene oral diaria y visitas más frecuentes al odontólogo es posible eliminar la placa y el sarro.
Si notas algún sangrado no esperes para comenzar una adecuada rutina de higiene oral que incluye utilizar enjuague bucal e hilo dental.

4. Contracción de las encías

Uno de los signos más reveladores de la enfermedad de las encías y que no querrás ignorar, es el descubrir que tus encías y el hueso se retraen de los dientes haciendo visible su parte inferior.
Aunque se presenta como un estado intermedio, se acerca al momento cuando las encías se separan. A este estado se le conoce como contracción de las encías y ocurre cuando las raíces de los dientes se exponen a las bacterias dañinas y tu boca se vuelve susceptible a toda una serie de problemas de salud.

Si no lo tratas en tiempo, la recesión de las encías puede tener consecuencias graves e irreversibles, como la pérdida de la dentina (que es el tejido duro y denso que forma el grueso de un diente debajo del esmalte para mantenerlo firme y en su lugar) y las raíces expuestas pueden suavizarse, doler y hasta infectarse.

¿Qué otra enfermedad bucal conoces?

 

También te puede interesar:

Tres malos hábitos al dormir que perjudican tus dientes

Masticar chicle: ¿bueno o malo para los dientes?

Cómo cuidar tus dientes cuando estás de viaje