Guía básica para unos dientes blancos

Una sonrisa blanca, es una buena carta de presentación. Al ver unos dientes blanquísimos, siempre pensaremos en una boca saludable.  Sin embargo, algunos estudios han demostrado que tener los dientes amarillos no es sinónimo de una enfermedad.