Lavarse los dientes podría ayudar a protegerse de la artritis

Texto: Irina Kenigsberg

Seguramente ya sepas que lavarse los dientes es fundamental para la salud bucal ¡y para tener buen aliento! Pero, ¿sabías que también podría ser fundamental para proteger otras partes de tu cuerpo? Descubre qué relación hay entre la higiene oral y la artritis reumatoide.

Al cepillarte podrías estar protegiendo más que la salud de tus dientes. – Foto: PeopleImages/Getty Images

La culpable: ¿una bacteria?

Una bacteria que causa infecciones inflamatorias crónicas en las encías también podría desencadenar la respuesta inflamatoria “autoinmune” característica de la artritis reumatoide (AR), dice un estudio publicado en la revista científica Science Translational Medicine en diciembre de 2016.

Los investigadores dicen que el denominador común que identificaron en la enfermedad de las encías y en muchas personas con AR es esa bacteria, se indica en Science Daily. Infectarse con ella podría inducir la producción de un tipo de proteína que se sospecha, podría activar el sistema inmune y desencadenar los sucesos que llevan a sufrir de artritis reumatoide.

Algunas aclaraciones

Sin embargo, los investigadores advierten que más del 50% de los participantes del estudio con AR no mostraron evidencia de estar infectados con esa bacteria. Eso podría deberse a que haya otra bacteria en el estómago, los pulmones o en otro lugar que podría estar generando la enfermedad, se indica en el mismo sitio.

Además, estudiaron a los pacientes con AR en un solo momento en el tiempo. Para probar la relación causa-efecto de la bacteria, se necesitarían más investigaciones para poder rastrear su rol en el desarrollo y evolución de la enfermedad (que puede prolongarse por décadas). “Si sabemos más sobre la evolución de ambas, combinadas, tal vez podamos prevenir en lugar de solo intervenir”, explica Felipe Andrade, el investigador principal.

Artritis reumatoide

Mientras continúan las investigaciones, ¿por qué no conocer un poco más sobre la AR? Se trata de una enfermedad crónica inflamatoria que puede afectar más que solo las articulaciones, se explica en el sitio de la Clínica Mayo. En algunas personas, la condición puede dañar una gran variedad de sistemas del cuerpo, incluyendo la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos.

Al afectar el revestimiento de las articulaciones, la AR causa una dolorosa inflamación que puede resultar en la erosión de los huesos y la deformidad de las articulaciones.

Actualmente hay tratamientos con distintos medicamentos y terapias físicas, que podrían ayudar a reducir esos efectos, pero no siempre, se indica en Sciende Daily. Por eso, estas nuevas investigaciones podrían resultar clave en un futuro.

Consulta con un odontólogo u otro profesional médico ante cualquier duda.

Artículo proporcionado por Colgate-Palmolive. Copyright 2016 Colgate-Palmolive. Todos los derechos reservados.

También te puede interesar:
Sangrado de encías: 9 causas posibles que quizás estés a tiempo de revertir
5 consejos “caseros” para prevenir el bruxismo y cuidar tu salud bucal