Los piercings en la boca dañarían tu salud bucal, pero puedes prevenirlo

Parecen inofensivos y cada vez son más comunes, pero los piercings en la boca pueden dañar tu salud bucal y te contamos cómo.

26% de quienes tienen piercings en la lengua presentarían daños en los dientes. Foto: John Rensten / Getty Images.

La Asociación Dental Americana recoge que los problemas de salud bucal causados por piercings orales son más comunes de lo que crees. Por ejemplo, asegura que hasta el 50% de las personas con un piercing de labio, y 44% de quienes lo tienen en la lengua presentarían recesión gingival (cuando la encía se retrae. Además, 26% de estos último presentarían daño en los dientes.

Pero los piercings orales también tendrían otros riesgos, que valdría la perna considerar:

  1. Aumentaría el riesgo de infecciones, especialmente a los pocos días de hacerse la perforación. Como explica el portal WebMD, la boca contiene hasta 500 tipos de bacterias y virus diferentes, además de ser un ambiente húmedo que propicia que facilitaría la propagación de infecciones.
  2. Podría dañar los nervios, especialmente los de la lengua a la hora de hacer la perforación. Este puede provocar que se duerma la lengua y se pierda el sentido del gusto y el cómo se mueve la boca de forma temporal, pero en ocasiones causaría daño permanente, de acuerdo con Mouth Healthy. Eso podría incluso llegar a interferir con el habla, la masticación y la deglución.
  3. Aflojaría los dientes, pues la presión que los piercings ejercen contra la parte trasera de los dientes los va aflojando, según explica el portal Colgate.

También te puede interesar: ¿Pueden curarse las caries? La repuesta es sí, pero solo si lo haces a tiempo

  1. También se podrían romper los dientes, por el constante golpeteo de los piercings contra los dientes, lo que puede fracturarlos y luego romperlos. Por supuesto, también provocarían problemas si se muerden de forma accidenta.
  2. Las reacciones alérgicas, o una hipersensibilización a los metales, puede provocarse a raíz de las perforaciones orales.
  3. Dañarían los empastes o rellenos de los dientes, por el roce constante.
  4. La salivación excesiva es otro posible efecto secundario, el cual resulta molesto pues se puede babear sin control.

También te puede interesar: ¿Buscas empleo? Tus dientes podrían ayudarte a conseguirlo

Hasta 50% de quienes tienen piercings en los labios padecerían de recesión gingival. Foto: Axel Bueckert / EyeEm / Getty Images.
Cómo cuidarte si ya tienes un piercing en la boca

Tyrone Rodriguez, vocero de la Asociación Dental Americana, asegura para WebMD que lo más importante para quien tiene un piercing es mantener una inmaculada salud dental. Esto implica lavarse después de cada comida. Pero, además, hay otros consejos a considerar:

También te puede interesar: ¿Es hora de cambiar de dentista? Presta atención a estas 8 señales

  • Elegir un piercing que se pueda quitar, para poderlo limpiar de forma apropiada.
  • Evitar fumar y masticar tabaco, para no bombardear con más irritantes.
  • Revisar constantemente cuán apretados están los piercings, para evitar que estos se suelten y te tragues las piezas accidentalmente, o para asegurarse que no están demasiado apretados.
  • Evita jugar con el piercing, para disminuir el daño a dientes y encías.
  • Acude de forma regular al dentista para una revisión, y más si notas dolor, inflamación o señales de infección.

@travesabarros