Cómo saber si le tienes miedo al dentista (y algunas formas de reducirlo)

Texto: Raúl Rodríguez Cota

¿Eres de los que entra en pánico con solo pensar en el dentista? No te preocupes, porque hay algunas formas en que podrías aminorar este problema y visitar a este especialista sin que te tiemblen las piernas. ¡Sigue leyendo!

Para muchos, ir al dentista sería la peor de las pesadillas. - Foto: Science Photo Library/Getty Images

¡Aléjense de mi boca!

El miedo de ir al dentista es uno de los más comunes que hay. De hecho, tan solo en los EEUU, entre el 9% y el 20% de las personas llegarían a sentir una angustia tan intensa, que preferirían evitar a toda costa ir a que le revisen los dientes, de acuerdo con el portal médico WebMD

Para saber si sufres de este miedo, el sitio anteriormente mencionado dio algunos indicios:

·       Problemas para dormir la noche antes de tu examen dental.

·       Sentimientos de nerviosismo que van aumentando mientras esperas a que te hagan la intervención.

·       Llorar o sentirse físicamente mal ante la sola idea de visitar al dentista.

·       Malestar intenso cuando utilizan alguna herramienta durante tu tratamiento dental. También podrías sentir que te es difícil respirar.

Así que, si sufres de algunos de estos síntomas, es probable que le tengas tanto miedo al dentista, como un gato le teme al agua. Por suerte, hay algunas formas de sobrepasar este temor. Según la Asociación Dental Americana de EEUU (ADA, por sus siglas en inglés), las siguientes recomendaciones podrían ayudarte a sentirte más tranquilo durante una visita al consultorio:

·       Comparte tus miedos. Si estás tenso o ansioso, díselo a tu dentista y a su personal. Hacerles saber la manera en que te sientes ayudaría a los profesionales a adaptar el tratamiento a tus necesidades. De esta forma, puede que estén en posibilidades de hacer que la experiencia no sea tan intensa para ti.

·       Ayúdate a estar tranquilo. Cuando reserves tu cita, elige un horario en el que no estés apresurado o bajo presión. Por ejemplo, podrías hacer la cita un día sábado o muy temprano por la mañana.

·       Lleva auriculares. Si el sonido del torno u otras herramientas dentales te molesta, podrías llevar unos audífonos para que puedas escuchar tu música favorita mientras el dentista hace lo suyo. De hecho, este tipo de distracciones funcionarían tan bien, que algunos consultorios les ponen programas de televisión o algunas películas a sus pacientes durante el tratamiento.

·       Busca asesoramiento. Podrías ir con un profesional que te ayude a analizar las causas de tu miedo para trabajar sobre él y así poder superarlo, de acuerdo con la Fundación de Salud Oral del Reino Unido.

Si sigues los consejos que compartieron los expertos, quizás puedas reducir un poco tu miedo al dentista.

Por otro lado, si tienes dudas sobre este tema, lo recomendable es que consultes con tu odontólogo o tu médico de confianza.

Y tú, ¿a qué le temes más que al dentista?

@RaulRodCota

Artículo proporcionado por Colgate-Palmolive. Copyright 2016 Colgate-Palmolive. Todos los derechos reservados.

También te puede interesar:
5 datos sobre la salud oral que a tu dentista le gustaría que supieras
5 complicaciones que podrían suceder tras una extracción dental