Qué comer (y qué no) si tienes estos problemas bucales

Texto: Raúl Rodríguez Cota

¡Ay! Además de lo incómodo que son los problemas dentales, todavía tenemos que sufrir el dolor de no poder comer todo lo que se nos antoje. Y es que, dependiendo del padecimiento que tengas en tu boca, necesitarías dejar de consumir ciertos productos y enfocarte más en otros. Te contamos.

Si no escoges tus alimentos con cuidado, podrías hacer sufrir a tus dientes. – Foto: Selektor/Getty Images

Dientes sensibles

Ante este doloroso problema, lo mejor es evitar los alimentos y bebidas erosivas, ya que podrían irritar los nervios de tus dientes. Por eso, no deberías consumir salsa de tomate, limón, pomelo, kiwi y cualquier tipo de encurtido, según recomendó la dentista, Leslie Seldin, en el sitio Everyday Health.

En su lugar, mejor come frutas y verduras ricas en fibra, queso, leche o yogur natural. Este tipo de alimentos humedecerá tu boca y ayudará a combatir el ácido y las bacterias que hay en tus dientes, de acuerdo con el portal médico WebMD.

Frenos dentales

Estos aparatos son muy delicados y cualquier alimento duro que mastiques, fácilmente podría hacer que se rompan. Por eso, lo ideal es cortar la comida en pedazos pequeños y comer platillos suaves, como huevos revueltos, avena, sopa de verduras blandas, pudín, pastel de carne, así como pollo o carnes desmenuzados, de acuerdo con el sitio Mouth Healthy, de la Asociación Dental Americana.

Trata de evitar alimentos duros como las nueces, fruta dura entera como manzanas; además de zanahorias, mazorcas, hielo, cacahuates y costillas de cerdo.

Cirugía oral

Después de tener alguna intervención quirúrgica en tu dentadura, tendrás que llevar una dieta especial por un tiempo. Durante los dos primeros días de haber sido operado, solamente podrás ingerir líquidos y comer alimentos blandos, como batidos, cereales cocidos, queso cottage, sopas, puré de papas, frijoles refritos, helados y pudín, según informó la Escuela de Odontología de la Universidad de Washington.

Después de tres días, podrás pasar a comidas blandas que no requieran de mucha masticación, como macarrones con queso, fideos, huevos cocidos o revueltos, así como sándwiches suaves.

También, deberás asegurarte de evitar alimentos duros o crujientes como pizza, arroz, palomitas de maíz o hamburguesas; así como las comidas picantes o ácidas, según la institución ya mencionada.

Boca seca

Este padecimiento puede presentarse cuando la glándula salival ha sido dañada por tratamientos de quimioterapia en casos de cáncer o a consecuencia de una enfermedad, como el síndrome de Sjögren, Alzheimer o por un accidente cardiovascular, según WebMD.

En estos casos, habría algunos alimentos que podrían ayudarte a incrementar el flujo de saliva, como los caldos, sopas, cremas, mantequilla y margarina. En general, se recomiendan los alimentos suaves y húmedos que se encuentren frescos o a temperatura ambiente.

Por otro lado, deberías evitar los alimentos salados o secos, como las galletas, pan tostado, frutas secas y carnes secas, como las aves o el pescado. También deberías huirle a los alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar, o con cafeína o alcohol, ya que estas dos sustancias aumentarían la pérdida de humedad en la boca, según el portal ya mencionado.

Cuidar tus dientes puede ser una tarea delicada, pero lo sería mucho más cuando tienes algún padecimiento. Así que, no eches en saco roto estos consejos y cuida bien tu dieta cuando tengas problemas bucales.

Ante cualquier duda, te recomendamos acudir con un profesional odontológico.

Cuéntanos: ¿qué alimento te gusta tanto que serías incapaz de dejar de comer?

Artículo proporcionado por Colgate-Palmolive. Copyright Colgate-Palmolive. Todos los derechos reservados.

@RaulRodCota

También te puede interesar:
Control de infecciones en el dentista: 4 cosas que debes checar en tu próxima visita
Ortodoncia DIY: por qué esa tendencia podría ser peligrosa para tu salud bucal