Qué hacer con tu cepillo luego de una gripe

Texto: Irina Kenigsberg

Al recuperarte de una gripe u otra enfermedad, es probable que tomes diversas precauciones en la higiene de tu hogar. Por ejemplo, puede que limpies con mayor cuidado los vasos usados o que laves tus sábanas con agua bien caliente. Pero, ¿qué pasa con tu cepillo de dientes? ¿Debes limpiarlo de una forma particular? ¿O directamente botarlo? ¡Descubre qué dicen los expertos al respecto!

Por prevención, sería conveniente reemplazar el cepillo de dientes tras enfermar. – Foto: Paco Navarro/Getty Images

No hay una respuesta definitiva

Los gérmenes podrían vivir en los cepillos de dientes durante varios días. “Pero no hay suficiente evidencia científica para demostrar que, como resultado, causen enfermedad en las personas”, explica la médica Neha Vyas, en diálogo con la revista Health. Por lo tanto, la experta indica que no hay una regla definitiva sobre qué hacer con el cepillo luego de una enfermedad.

“Muchas bacterias y gérmenes podrían permanecer alojados en el cepillo luego de una gripe”, coincide la odontóloga Rosario Merello, en diálogo con Yahoo. Pero necesitarían de un ambiente adecuado para sobrevivir, que no encontrarían en un cepillo de dientes, añade la experta.

También es importante aclarar que las probabilidades de volver a tener de inmediato la misma enfermedad serían bajas. Eso se debe a que al luchar contra los gérmenes, el sistema inmune desarrolla anticuerpos que muchas veces impiden que estos regresen, se explica en Health.

Por las dudas, compra uno nuevo

Dicho todo esto, los expertos coinciden en que no es mala idea cambiar el cepillo de dientes luego de enfermar. “Se aconseja cambiar el cepillo cada tres meses, por lo que adelantarse un poquito a la fecha de cambio luego de una gripe ¡no vendría nada mal!”, señala Merello.

“Es una solución fácil para asegurarse de que cualquier bacteria que permanezca allí no contagie a otros miembros de la familia. Esto tiene más sentido que intentar limpiarlo hirviéndolo o usando vinagre”, sugiere Henry Iffland, higienista dental, en el sitio de la Clínica de Cleveland.

¿Y la pasta de dientes?

Los dedos de la persona enferma o el cepillo mismo podrían traspasar microbios dañinos al dentífrico. “Si alguien en tu familia está enfermo, deberían considerar usar su propia pasta de dientes para evitar la contaminación cruzada”, recomienda Vyas.

Buen uso del cepillo

Es importante recordar que, estemos enfermos o sanos, hay que “sacudir el cepillo bajo el agua del grifo después de cada uso, asegurándose de eliminar todas las partículas de comida y dentífrico”, dice la experta. Para guardarlo, lo mejor es hacerlo en posición vertical, sin que entre en contacto con otros cepillos.

Ante cualquier duda, consulta a tu odontólogo de confianza.

Y tú, ¿qué haces con tu cepillo de dientes luego de una enfermedad?

Artículo proporcionado por Colgate-Palmolive. Copyright Colgate-Palmolive. Todos los derechos reservados.

Entrevistas con:

Rosario Merello, odontóloga

También te puede interesar:
Así pondrías en riesgo los dientes de tu hijo
¿Sabes cuándo llevar a tu niño al dentista?